Usted está aquí:

villa del quar

Una romántica Villa Véneta en la Tierra del Amarone

 

¿Por qué escogernos?

 

Debido a que la Villa del Quar es un Monumento Nacional, un lugar de cultura que ha inspirado mi restauración filológica con materiales y muebles antiguos. Mi primera intención era recrear la atmósfera del pasado de acuerdo a la filosofía del arquitecto de fama mundial Carlo Scarpa, mi profesor de la Universidad de Arquitectura de Venecia, que valoriza el fascinante contraste entre lo antiguo y lo moderno en los edificios históricos.

 

Debido a que somos uno de los pocos hoteles en el mundo con todos los cabeceros antiguos; para estos, hemos utilizado telas de terciopelo mezclados a preciosas sedas para obtener un efecto versátil que se remonta a la tradición de la pintura de Paolo Veronese dándole así un gran encanto a cada habitación.

 

 

Por el clima templado y la belleza del lugar. Aquí podrá disfrutar de una maravillosa relación con la naturaleza que lo rodea como en la tradición de las villas venecianas y las casas de época romana.

Para los suaves sonidos de la campiña y los maravillosos jardines de flores que contribuyen a relajar la mente y así encontrarse a si mismo.

Debido a que es un lugar mágico al cual querrá volver.

Porque amo contar a nuestros clientes las historias y anécdotas que han hecho de este un lugar celebre, lleno de historia (del 47dC), arte y cultura.

Porque vamos a hacer que se sienta como en casa.

Arq. Leopoldo Montresor.
“Amamos con el corazón, pero antes deseamos con los ojos”

Ventajas:

  • Microclima maravilloso con temperaturas más bajas y una espectacular ventilación nocturna con aire fresco que baja de las montañas Lessini.
  • Nivel de ruido equivalente a un máximo de 30 dB durante la noche contra el 70/80 dB de la ciudad (aquí se puede escuchar el sonido de las manecillas del reloj).
  • Calidad del aire notablemente mejor en la campiña gracias a los árboles del parque y viñedos.
  • La piscina mejora las condiciones de su estancia ya que puede descansar al borde de esta última, ya sea bajo el sol o bajo la sombra de los árboles. Además, la evaporación natural del agua regala ventajas adicionales a nuestros huéspedes.
  • Los paseos en el parque secular de la Villa permiten a los huéspedes de relajarse y disfrutar de la fruta que madura en los árboles. Esa misma fruta es servida a los huéspedes por las tardes en la piscina y usada en nuestro restaurante junto con las hortalizas también cultivadas por nosotros o localmente.

  • Podréis desayunar, almorzar y cenar sumergidos en la naturaleza ordenada de nuestro jardín, rodeados por los famosos viñedos de Valpolicella con vista a las colinas, en total relajación.
  • El máximo confort de las habitaciones está garantizado por el aislamiento acústico de los pisos y techos, puertas y ventanas; los edredones con suave pluma de oca y sabanas de refinadísimo algodón ofrecen un descanso “principesco”.
  • El mobiliario original con antigüedades, pinturas y obras de arte ayuda a recrear la atmósfera del pasado entre colores y finos acabados.
  • Ahora como entonces, una sociedad cosmopolita se hospeda en la Villa con almuerzos, cenas y música: desde entonces nada ha cambiado y nada nuevo ha sido inventado.
  • El personal de servicio es discreto y profesional y entenderá sea la necesidad de privacidad, o bien la voluntad de conversar por parte de los huéspedes.
suscribirse a nuestro boletín de noticias