Usted está aquí:

El Jardín

La naturaleza en Orden

 

Sencillo pero lleno de flores, aromas y colores. Embellecido con una carpa, una gran piscina, fuente, arcos de jazmín, obelisco, grandes ollas de hierro fundido y ulivos, vides y árboles frutales:
Un «Locus amoenus» (lugar ameno) lejos del estrés y el ruido, protegido por muros antiguos.
El concepto con el cual fue realizado el jardín es aquel de tener cerca de los edificios caminos de grava y céspedes embellecidos con flores, olivos, palmeras, sobre todo alrededor de la piscina; todo lo anterior se desvanece lentamente para llevarnos hacia otro tipo de naturaleza: las filas de viñedos, también bien organizados y en orden.

 

 

Debido a la seguridad que el jardín representa, en él viven varios mirlos que están tan acostumbrados a vivir en la villa quese dejan acercar por la gente; también es posible encontrar urracas, ardillas, un cuco y un mochuelo.
Los arcos de jazmín marcan los caminos y rodean los espacios.

2 grandes ollas de hierro fundido, uno blanco y otro negro están colocadas en la intersección de dos caminos en posición no simétrica: el Yin y el Yang.
Enriquecen el jardín las estatuas del siglo XVII, macetas de barro, piedras y un lapidario con piedras datadas entre el 1100 y el 1700 d.C.
El obelisco, localizado en la zona este del jardín, apunta hacia la colina oriental de un grupo de cipreses que bordean una antigua construcción de época romana.

suscribirse a nuestro boletín de noticias